“La Bartola” Rte, Sevilla


He podido pasar 1000 veces por delante, pero nunca me fijé en este espacio, hasta que el otro día por casualidad vi que era el número 3 de Sevilla en Tripadvisor y me dije a mi mismo que tenía que probarlo. Y en general no quedé indiferente, ni para lo bueno ni para lo malo.

Tiene una fachada amplia con mucho cristal a la calle y, una vez que entras es medianito en forma cuadrada, metiéndose hacia dentro un pasillo, con la barra a la derecha y al final del pasillo el baño. Al fondo se puede ver parte de la cocina y trasiego de cocineros. La decoración es sencilla, madera por todos lados, suelo, barra y parte alta de las paredes y sillas y taburetes metálicos en diversos colores y estilos, mezclados indistintamente por todas las mesas. En la barra se acumula en el momento de la llegada y cada cierto tiempo numeroso personal, todo femenino, trabajando y charlando de forma distendida. Da la sensación de ser todo en plan familiar, al estilo de los bares de La Alameda, aunque luego lo llevan todo bien y con soltura. Hay pizarras en las paredes que suman en la elección de que tomar. 

El local tiene wifi, que me indicaron viene expresado con su clave en la mismísima carta, gran punto a su favor, el cual brilla por su ausencia en la mayoría de locales de esta ciudad y se puede contar con los dedos de las manos casi los que lo ofrecen.

El personal lleva camiseta negra y delantal del mismo color y pantalón y zapatos al gusto, triunfando el calzado deportivo. A mí me atienden 2 chicas que parecen de fuera por su acento (una me confirma que es del norte) y en general, son agradables pero llevan un aspecto desaliñado. Da la impresión aunque puedo estar equivocado que la limpieza brilla un pelín por su ausencia tanto en el local, como en suelos, barra, muebles…

La carta de vinos es curiosa porque viene la foto de cada botella y referencia a la bodega, DO y tipo de uva. Pero ello tiene un inconveniente y es que de esta forma no es posible cambiarla muy a menudo ni introducir nuevos vinos sin un alto coste…Los precios de los vinos son altos y el de las copas muy alto, ya que el servicio de vino no llega a correcto. Pides, no te aconsejan, si lo hacen, es por gustos personales y no por maridar los platos y el servicio posterior y cristal para ello no cuadra con el precio cobrado. 

En cuanto a la comida y aquí viene la parte mejor, tengo que reconocer que todo lo probado me ha sorprendido muy gratamente tanto en el sabor, presentación como cantidad. El pan te lo traen en un cubilete de metal de esos tan habituales en esos bares que te ofrecen 5 botellines de cerveza por 1 euro. 

Probé todo lo que las agradables camareras me recomendaron con muy buen tino y fue lo siguiente:

-Cebiche de Langostinos: Tan de moda últimamente en muchos espacios sevillanos, fruto de la cultura peruana y de fusión. Y estaba muy rico la verdad, y como dije antes buena presentación. Por ponerle un pero, el plato era algo pequeño de tamaño en comparación al tamaño de la tapa y había que tener cuidado al trabajar con los cubiertos para que nada se saliera. Un plato algo más grande sería de agradecer.

-Sushi de verduras en tempura con salsa de boletus: Curioso como poco al ser un “sushi” pero de verduras y además en tempura, es decir con un poco de aceite y fuego. Y debo decir que también me gustó mucho su combinación de texturas y sabores y que más que una tapa parecía una media ración por la cantidad y tamaño de la misma.

-Cheese cake con frutas del bosque: Pues estaba bastante lleno con las dos tapas y no pensaba pedir nada más, incluido el postre, pero se me acerco una chica desde dentro de la barra, la cual parecía que hacía las veces de encargada, no estoy seguro, y me dijo que porque no probaba este postre, que ella misma se acababa de tomar uno, ya que estaba recién hecho y que me lo recomendaba encarecidamente. Y aquí encontré para mí el punto flojo del local, no me gusto especialmente, ni el color, ni el sabor, ni la textura, ni el dulzor ni la acidez del postre. Por supuesto me lo tomé, porque yo no soy de dejar nada en el plato, que hay mucha gente pasando hambre por el mundo, pero en mi modesta opinión, no llegaba ni al aprobado.

Tras esto, pedí la cuenta, me la trajeron y otra sorpresa, me aceptan el pago con tarjeta American Express, bravo!, porque aquí tienen otro punto a destacar en comparación a toda la competencia en general.

Conclusión: Me parece un local novedoso, curioso, que aporta algo nuevo a la restauración sevillana, quizás demasiado para estar en el tercer lugar del ranking, pero cuya comida y naturalidad en el trato me ha parecido muy destacable y en mi opinión, cuidando determinados detalles que he resaltado a lo largo de mi review, podría llegar a ser mucho mejor en todos los sentidos y abarcar muchísimo más público en general, tanto local como turistas, dándole un extra frente a la competencia local formidable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s