“La Santa” Rte, Sevilla


Pues como la zona de las Setas se está poniendo casi como el nuevo centro gastronómico y turístico de la ciudad o al menos una de sus zonas más importantes y transitadas de los últimos tiempos, he aquí que me voy una noche de Sábado a probar las virtudes y defectos de este nuevo negocio.

Está situado a la espalda de las Setas, rodeado de negocios de hostelería, calle amplia y peatonal de paso y lo primero que piensas al verlo es que parece que estás en La Alameda, por el estilo desenfadado que tiene la terraza exterior y el mobiliario. Una vez que entras, tras su gran ventanal, todo te confirma dicho estilo, y no puedes parar de mirar a todos lados, ya que de cada pared, cada esquina, techo, barra, existe algo que te preguntas ¿de dónde demonios lo habrán sacado…? Pero todo encaja perfectamente, desde un mueble interior clásico, unas alas en el recibidor, unas golondrinas pululando por las paredes, hasta una bici medio hippy medio de los ¿80´s? colgada que te apetece llevarte para casa nada más verla y que me comentarán luego más tarde que la encontraron por Valencia…casi na!…

La cocina se encuentra al fondo, tras la barra y el ambiente de la casa, el del personal, el de los comensales, incluso lo que parecen ser los dueños, es del todo informal, parece como que te reciben en su casa y eres uno de sus invitados, todo muy natural y acogedor.

El mobiliario, paredes, resto decoración… os dejo ver algo en las fotos que adjunto y solo diré que hay mucha madera en mesas y mucho metal y colorido en las sillas. Muy agradables y distraídas las mesas junto al ventanal, donde se puede observar y disfrutar del interior y el paseo exterior, ya que es una calle muy concurrida.

La carta es pequeñita y cabe en un folio, principalmente compuesta por tapas y algunas ensaladas y carnes e incluso tiene un apartado pequeño de woks y hasta un menú infantil o plato combinado para ir con los más peques. No parece aún muy definida o estructurada, pero habrá que ir observando su evolución…

La carta de vinos ocupa el mismo espacio que la de platos, con poquitas referencias, tal vez sería necesario currárselo un poquito más, destacando los vinos generosos por su mayor cantidad. El vino de la casa, “LaSanta” es una chuchería para abrir boca y muy interesante para no iniciados en el mundo de los tintos o acostumbrados/as a solo probar los blancos afrutados o la cerveza. Y en la misma te ofrecen algo que hacía mucho tiempo que no veía, la posibilidad de que te traigas el vino de la casa y ellos te cobran solo el descorche, fantástico!

En cuanto a la comida os dejo mis impresiones de todo lo que probé, recomendado por el amabilísimo personal de la casa:

– Pan, picos y aceitunas muy buenos, que te ponen con la cervecita y la chuchería del vino de la casa para abrir boca de inicio.

– Ensalada templada de Espinacas, salsa de queso, gambas, tomate cherry y picatostes: Presentada en un pequeño bol blanco muy acertado de estética, pero en el que cuesta mover un poco el producto que lleva dentro sin que se te salga fuera. De sabor muy rico.

– Crostini de Humus, aguacate y huevo de codorniz: Aunque le falte algo de color, al huevo apetece meterle el diente. De sabor muy bueno y con el punto de sal perfecto.

– Croquetas de puerros y gorgonzola: Correcta presentación. De sabor muy ricas y muy bien conseguidas, y te las puedes comer sobre la marcha sin miedo a quemarte, ya que están en su punto perfecto de calor.

– Tosta de Solomillo de atún con mousse de pimientos rojos y naranjas: Buena en presentación y muy buena en sabores y aromas y bien en tamaño a la hora de llevar a la boca en varios bocados si no quieres usar los cubiertos.

– A los postres nos decantamos por probar las tartas caseras, una de tiramisú y la otra de queso creo recordar y nos parecieron verdaderamente caseras, como si las hubiera hecho tu madre en una visita de Domingo a su casa. Muy buenas de sabor y correctamente presentadas, aunque quizás algo menos creativa la decoración que en las tapas, quizás algo mejor el tiramisú con los barquillos.

Conclusión: En resumen, me parece un espacio acogedor y tranquilo para ir en pareja, en familia o con amigos, donde te van a tratar como en casa, para ir sin prisas y donde nos comentan que los fines de semana suele haber conciertos en directo de flamenco, de jazz, etc…Las características del lugar no son de lujo ni es lo que se pretende, sin embargo el buen hacer del servicio, el ambiente agradable que tiene y los detalles decorativos que aporta el local, lo hacen ser un sitio recomendable para determinados momentos en que te apetece desconectar de la corbata/chaqueta y el estrés de la jornada laboral y relajarte en el mismo centro de la ciudad con un buen rollito por todos lados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s